Control de natalidad: respuestas de iglesia locales

Esta son las respuestas que dieron algunas iglesias locales al primer cuestionario.

Respuesta de la iglesia alemana

a) ¿Tienen los cristianos un real conocimiento de la doctrina de la Humanae Vitae sobre la paternidad responsable? ¿Qué conciencia se tiene del valor moral de los diferentes métodos de control de los nacimientos? ¿Qué profundizaciones podrían ser sugeridas sobre esta materia desde el punto de vista pastoral?

La encíclica Humanae Vitae (1968) sobre la paternidad responsable, solo es conocida por la generación más anciana. Desde el principio, ha sido reducida a la prohibición de los así llamados métodos anticonceptivos “artificiales”. Los más jóvenes no conocen la encíclica, como se aprecia unánimemente en las respuestas entregadas.

Sin embargo, la doctrina según la cual los padres deben evaluar la cantidad de niños en relación con sus condiciones físicas, económicas, psicológicas y sociales (cf. Gaudium et Spes, n 51;. Humanae vitae, n.10), encuentra un amplio consenso, dentro y fuera del Iglesia. Por el contrario, la distinción entre los métodos de anticonceptivos “naturales” y métodos “artificiales” y la prohibición de utilizar estos últimos, es rechazada por la mayoría de los católicos y prácticamente ignorada. Para la mayor parte de los católicos, la “paternidad responsable” comprende también la elección del método apropiado, seleccionado de acuerdo a criterios de seguridad, practicidad y tolerancia física. La distinción entre métodos anticonceptivos y los métodos que impiden la implantación del óvulo fecundado, es algo que tiene mayor consenso. El aborto es rechazado por la mayor parte de los católicos.

b) ¿Es aceptada la mencionada doctrina moral? ¿Cuáles son los aspectos más problemáticos que dificultan la aceptación en la gran mayoría de los matrimonios?

La gran mayoría de los católicos, así como la mayoría de la población alemana, afirma que el matrimonio debe estar abierto a la concepción y considera que en su proyecto de vida, una buena vida familiar con los niños tiene un papel muy importante. Sin embargo, la mayoría de los católicos rechazan la doctrina de la Iglesia según la cual, todos los aspectos de la sexualidad humana deben tenerse en cuenta en toda relación sexual y por lo tanto todo “acto conyugal hecho intencionalmente infértil”, es en sí mismo inmoral (cf.Humanae Vitae, n. 14). Una minoría, inferior al 3%, se inclina a favor de los métodos de control de natalidad “natural” y los practica por convicción personal, aunque a menudo también lo hace por motivos de salud.

c) ¿Qué métodos naturales son promovidos de parte de las Iglesias particulares para ayudar a los cónyuges a aplicar la doctrina de la Humanae Vitae?

La Conferencia Episcopal Alemana dirige una oficina propia que se ocupa de los métodos anticonceptivos naturales, ubicada al alero de los centros de la Orden de Malta. En este contexto, también hay una permanente cooperación con la Clínica Ginecológica de la Universidad de Heidelberg. Muchas diócesis también ofrecen cursos de planificación natural de la familia, pero la participación en ellos es relativamente pequeña. También, de parte de muchas personas que trabajan en pastoral y en Caritas, existe un fuerte escepticismo y poca voluntad de informarse sobre este método y difundirlo.

d) ¿Cuál es la experiencia respecto a este tema en la praxis del sacramento de la Penitencia y en la participación en la Eucaristía?

Dado que la mayoría de los católicos no hace diferencia entre los métodos “naturales” y “artificiales”, tampoco establece un nexo entre la elección del método anticonceptivo y la recepción del sacramento de la confesión o de la eucaristía. Las respuestas recibidas de las diócesis, dicen unánimemente que la utilización de métodos “artificiales” para el control de la natalidad no es juzgada como un pecado y por lo tanto no es materia de confesión. Más bien, la cuestión de la culpa y el pecado se presenta con un mayor análisis respecto de la relación entre los dos miembros que componen la pareja. Son considerados como pecado la infidelidad, la falta de amor o la falta de respeto.

e) ¿Qué contrastes se detectan entre la doctrina de la Iglesia y la educación civil en relación a esta temática?

La educación sexual fuera de la Iglesia alienta a los jóvenes a que tengan una relación consciente, autónoma y responsable con su cuerpo, y una relación con los otros basado en el respeto. Tener una relación responsable con la sexualidad significa principalmente prevenir embarazos no deseados y la transmisión de enfermedades, en particular el VIH-SIDA. La prohibición de la Iglesia de usar los métodos anticonceptivos “artificiales”, especialmente el uso del preservativo, es juzgada negativamente en relación a la prevención del VIH; por considerar que no es solo poco realista, sino además claramente inmoral.

f) ¿Cómo se puede promover una mentalidad más abierta a la natalidad? ¿Cómo se puede favorecerse el aumento de los nacimientos?

La decisión de tener un hijo depende de muchos factores. Durante mucho tiempo, en el centro de la política nacional de la familia, está el desarrollo de la actividad laboral ininterrumpida de ambos padres y con esto viene una mejor conexión en la compatibilidad entre “familia y trabajo.” Pero más allá de esto que es crucial para el futuro de las familias, está la creación de condiciones esenciales, que permitan a los padres jóvenes, poder decidir libre e independientemente sobre el modo de organizar el matrimonio y la familia. Posibilidad de cuidado de los niños, horarios de trabajos flexibles, trabajos “part-time” y la reinserción en la vida laboral, son factores importantes. Sobre la formación de la familia y el número de hijos, también influyen preguntas como si es el momento adecuado de hacer crecer la familia, si la relación entre los cónyuges es estable, qué seguridades ofrece la vida, si la sociedad es adecuada, cuál el acuerdo acerca de las tareas del hogar, etc.
En lo pastoral, la Iglesia, en su rol de defensa de la familia frente a la sociedad y la política, ayuda a promover un clima favorable en la vida y la familia, y ayuda a asumir las responsabilidades respectivas. Además, se empeña en crear las mejores condiciones para que esto suceda. De hecho, la apertura a la vida no sólo es un desafío de la teología moral, sino también de la ética social. Las diócesis alemanas ayudan a las familias, invirtiendo considerables recursos financieros en la construcción y mantención de jardines infantiles, guardería a tiempo completa y escuelas de calidad. A través de numerosas instituciones y de una amplia gama de asesoramientos y actualizaciones, ellas ofrecen, no solo en tiempos difíciles, una valiosa ayuda y apoyo. Gracias a este compromiso, la Iglesia alemana goza de un amplio y favorable consenso social.

Respuestas de la iglesia belga

Los encuestados subrayan que las posiciones de la Humanae Vitae (1968) sobre la paternidad responsable han hecho alejarse a muchas personas de edad de la Iglesia mientras que muchos jóvenes no tienen ningún conocimiento de estas posiciones. Una gran mayoría toma acto del hecho que la Iglesia se opone a la contracepción, pero la estima muy normal hoy y piensa que los cristianos efectúan aquí una elección moral. Muchos desean que la Iglesia modifique su punto de vista al respecto y avanzan muchos argumentos. Estos mismos encuestados emiten al mismo tiempo críticas sobre la banalización de la sexualidad en nuestra sociedad y la importante disociación entre vida sexual, construcción de una relación y procreación.

La Iglesia no comprende de manera adecuada desde lo interior la vida de pareja y de familia, aun cristianas, y las preguntas que se hacen sobre la paternidad responsable, el amor y la ternura, estiman varios encuestados. La fecundidad es mucho más que solamente el hijo. La diferencia entre métodos ‘naturales’ y contracepción artificial está cuestionada así como las diferentes evaluaciones morales al respecto. Los encuestados perciben también una cierta indiferencia al respecto, además del rechaza de la posición de la Iglesia: aquí interviene la conciencia personal, la libertad y la responsabilidad de los involucrados. Además, estos temas han sido hasta ahora poco tematizados en nuestras regiones. Hacen también referencia a la generalización de la cohabitación: en la preparación al matrimonio, se constata que la mayoría de las parejas ya han realizado su elección en este ámbito.

Otras encuestados reconocen sin embargo el derecho de la Iglesia de iluminar la conciencia. Algunos piden que Humanae Vitae se mantenga más bien como horizonte o ideal.

El rechazo de Humanae Vitae es principalmente motivado por las condiciones de vida de nuestra cultura y de nuestra época. La perspectiva ecológica es también nombrada: ¿cuál es la capacidad de acogida de nuestro planeta? La pregunta ‘cómo favorecer el crecimiento del número de nacimiento’ trae consigo reacciones negativas en muchos encuestados: no está ni en la competencia, ni en la función de la Iglesia el hacer crecer el número de nacimientos, dejando en silencio los aspectos sociales, económicos, políticos y culturales del tema. Muchos encuestados indican al mismo tiempo que un cambio de mentalidad en la sociedad sería necesario, donde el hijo sería bienvenido y no pensado solamente como una carga y que regalaría nuevamente una consideración a la vida familiar y al hecho de ser padres. La sociedad debe crear condiciones para proteger el funcionamiento de la familia, más que complicarlo.

Además se nota que muchas partes de Humanae Vitae están ya asumidas: el hecho de dar la vida a hijos debe ir a la par con la posibilidad de educarlos, una dignidad fundamental de cada vida… Pero se observa todo un abismo profundo entre la Iglesia y la sociedad sobre este tema y se critica a ambas partes: a la Iglesia por su rigor, a la cultura por su desregulación casi total de la vida sexual. Se pide que ambas se acerquen sobre los temas que se relacionan con el sentido y el significado de la sexualidad. Se advierte también que demasiado pocas voces matizadas se atreven a expresarse en el seno de la comunidad eclesial porque estos temas son sensibles dentro de la Iglesia. La visión de Humanae Vitae/la Iglesia sigue demasiado alejada de la esfera de vida de los jóvenes. De hecho, ellos escuchan solamente las voces más extremas, tanto de la Iglesia como de la sociedad. Algunos encuestados dicen poner su esperanza en el discurso del papa Francisco para remediar el bloqueo.

Por fin, algunos encuestados subrayan la dificultad de nuestra cultura de dar espacio a una ‘nueva problemática’ que se ve venir. Un acompañamiento de los padres con matices y respeto se juzga indispensable.

Respuestas iglesia japonesa

a) ¿Tienen los cristianos un real conocimiento de la doctrina de la Humanae vitae sobre la paternidad responsable? ¿Qué conciencia se tiene del valor moral de los diferentes métodos de control de los nacimientos? ¿Qué profundizaciones podrían ser sugeridas sobre esta materia desde el punto de vista pastoral?

1. Hoy los católicos o son indiferentes hacia la enseñanza de la Iglesia o no la conocen.

2. Muchos católicos en Japón no han escuchado hablar jamás de la Humanae vitae y si alguna vez han escuchado hablar, probablemente no la consideran importante para su vida. Los valores sociales y culturales como también las consideraciones económicas son más importantes.

3. Aun pudiendo haber alguna mención a la enseñanza de la Iglesia acerca del control artificial de los nacimientos en los cursos prematrimoniales, la mayor parte de los sacerdotes no lo subraya en particular. Un católico casado o un no católico puede encontrar aquella enseñanza imposible de observar.

4. Existe una enorme diversidad entre el Vaticano y la realidad. En los cursos de educación sexual en la escuela se recomienda el uso del profiláctico.

b) ¿Es aceptada la mencionada doctrina moral? ¿Cuáles son los aspectos más problemáticos que dificultan la aceptación en la gran mayoría de los matrimonios?

1. En general no se conoce y no se enseña la doctrina moral de Humanae vitae, y cuando se la conoce no se la sigue.

c) ¿Qué métodos naturales son promovidos de parte de las Iglesias particulares para ayudar a los cónyuges a aplicar la doctrina de la Humanae vitae?

1. Hay algunos tentativos de introducir prácticas como el método Billings, pero pocas personas lo conocen. Por otra parte, la Iglesia en Japón no está obsesionada por las cuestiones sexuales.

d) ¿Cuál es la experiencia respecto a este tema en la praxis del sacramento de la Penitencia y en la participación en la Eucaristía?

1. Aparte del aborto, parece que no hay muchos sentimientos de culpa acerca de la contracepción.

e) ¿Qué contrastes se detectan entre la doctrina de la Iglesia y la educación civil en relación a esta temática?

1. En general, la educación civil presenta favorablemente prácticas como el aborto, el uso del profiláctico (especialmente para evitar el Sida), el divorcio y el nuevo matrimonio y sobre todo enseña la separación entre la sexualidad y la procreación.

f) ¿Cómo se puede promover una mentalidad más abierta a la natalidad? ¿Cómo se puede favorecerse el aumento de los nacimientos?

1.- Muchas mujeres trabajan fuera de la casa y esto incide en el número de hijos. Los otros costos de la educación de los hijos hasta la edad adulta, especialmente el costo de la enseñanza, descorazona a las personas para echar al mundo más de un hijo, ya que muchas personas viven en apartamentos en vez de casas particulares, por lo que la falta de espacio limita el número de los hijos que puede tener una pareja. Una consecuencia de la alta tasa de urbanización de la sociedad japonesa es la pérdida de una red de parientes fácilmente accesible para colaborar en la ayuda de los hijos. También las incertezas acerca de la situación económica de largo plazo de Japón desincentiva a las personas a tener más de un hijo.

2. Además de los factores económicos que conducen a una baja en la tasa de la natalidad, hay también factores sociales. Las mujeres desean cumplir también otras elecciones además de la sola maternidad. Normalmente un estilo de vida materialmente confortable es imposible para una familia con más hijos.

3. A fin de que todos los hijos puedan vivir con la dignidad de los hijos de Dios, la planificación familiar para asegurar a ellos el acceso al alimento, a la cura médica y a la instrucción es una responsabilidad.

4. A la luz de estas razones, para mejorar la situación actual, la Iglesia tendría que colaborar en varios modos con el gobierno y las organizaciones de la sociedad civil. Por otra parte, la preparación al matrimonio debe tener en cuenta que la planificación familiar así como la generación y educación de los hijos es parte del matrimonio.

Respuestas de la iglesia francesa

Una gran mayoría de las repuestas subraya que la encíclica Humane Vitae, ha tenido como consecuencia que muchas parejas rompan con las enseñanzas de la iglesia. La insistencia de la iglesia sobre este punto parece incomprensible para estas personas. Una pequeña minoría más convencida aplica estas enseñanzas inspirándose por ejemplo en el método Billings. De una manera general, se espera que la iglesia le dé a las familias cristianas criterios de discernimiento que les sirvan de puntos de referencia. Muchos creen que la iglesia condena la sexualidad; parece indispensable que las parejas cristianas puedan testimoniar que la relación sexual participa en el crecimiento del amor en la pareja. Es importante poner el acento sobre la calidad relacional del amor que une a los esposos, haciéndoles percibir en qué forma son llamados a vivir la castidad.

Respuesta iglesia suiza

Las respuestas a la pregunta sobre los métodos artificiales o naturales de contracepción revelan la distancia, dramática y conocida desde hace largo tiempo, entre la doctrina y los participantes en la consulta. La prohibición de los métodos artificiales de contracepción está muy lejos de la práctica y de las ideas de la gran mayoría de los católicos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s